La cicatriz – II Concurso Microrrelatos Microatardeceres (Diversidad Literaria) – Finalista y Publicación

LA CICATRIZ

Un gran árbol. Una sabia y gruesa corteza con una cicatriz de epitafio. Cuelgo mi sombrero de tres picos en una rama, y acaricio la cicatriz.

Un nombre, un corazón, y un borrón informe.

Un nombre, el mío. Un corazón, desengañado y rendido. Un borrón, baúl de recuerdos que son nombres de mujeres olvidados al atardecer.

Nombres olvidados que son lápida del tuyo. El primero que grabé con la afilada hoja de mi mirada. Y el último que grabé a la luz del sol…

 

A las puertas del infierno – VIII Concurso Microrrelatos Temática libre (Diversidad Literaria) – Publicación

A LAS PUERTAS DEL INFIERNO

De repente, me eché al hombro una pincelada de melancolía y me armé de valor, golpeando tres veces la magnífica puerta color fuego que se alzaba ante mí con aires de grandeza.

Y lentamente se abrió, y los sueños agolpados tras ella me derrumbaron, junto con mi sombrero de copa, mi sonrisa irónica, y mi bastón.

¿Mi nombre? Mi nombre se perdió entre sueño y sueño.

¿Mi pincelada de melancolía? Mi pincelada de melancolía la incineraron los sueños.

La primavera enamorada – V Concurso Microrrelatos La primavera la sangre altera (Diversidad Literaria) – Publicación

LA PRIMAVERA ENAMORADA

En un gran campo de amapolas. Rojas, muy rojas. La Primavera.

Tiene sobre la cabeza una corona de flores, y una enredadera muy verde le cubre el cuerpo con delicadeza.

Collar de margaritas frescas, y pendientes de rosa blanca recién cortada.

Perfume de magnolias mecidas por los rayos del sol, y tomillo joven.

Cae por su mejilla una lágrima del primer rocío de la mañana, una mañana que le rinde culto.

La Primavera. Enamorada. Sentada en un gran campo de amapolas.

¡Pasajeros al tren! – IV Concurso Microcuentos Microfantasías (Diversidad Literaria) – Finalista y Publicación

¡PASAJEROS AL TREN!

En la locomotora del Orient Express, los hermanos Marx cargan la caldera mirando de reojo a Pinocho.

Don Quijote, el revisor, ayuda a subir a una Doña Inés desconsolada.

En el vagón restaurante, las burbujas del champagne perfuman la tertulia de los doctores Jekyll y Watson.

Alicia dibuja corazones en una ventanilla.

Y en la timba del compartimento de moda, los siete enanitos descubren ases en la manga de Hamlet…

“¡Próxima parada, la eternidad!”

El inesperado pasado de un viejo escudero – IV Concurso de Microrrelatos Febrero 2019 (Círculo Cultural Bezmiliana) – Ganador / Publicación

EL INESPERADO PASADO DE UN VIEJO ESCUDERO

 

Una oscura y pegajosa cortina de niebla y noche.

El viejo escudero cojeaba y resoplaba.

Financiamiento, le dijo su señor. Y le entregó un pequeño saco de cuero.

Dos golpes, nunca hay que olvidar las buenas costumbres.

Silencio.

Su viejo cansancio empujó la puerta del fuerte de Bezmiliana.

Su vieja piel se arropó con el calor de una chimenea.

Sus viejos ojos se entornaron. La momia se hallaba extendida sobre la mesa del comedor.

Una balada empapó el salón. En susurros.

La momia se sentó, aulló, y se caló un sombrero negro.

Carcajadas y gritos invadieron las sombras. Corsarios.

El viejo escudero lanzó el pequeño saco de cuero. Las monedas rodaron.

Con parsimonia encendió su pipa, y se dio la vuelta. Las risas y los gritos se apagaron.

Desternillante, musitó. Y los golpes de su pata de palo contra el suelo le acompañaron hacia la niebla y la noche.

Otro amanecer invernal en pleno verano – III Concurso Escritores del alba (Diversidad Literaria) – Publicación

OTRO AMANECER INVERNAL EN PLENO VERANO

Los áridos rayos de luz que atraviesan la persiana, el caliente café recién hecho, el humo cruel del cigarrillo que incendia mi garganta… Todo quema. ¿Todo? Todo no, lo sé, pero me da miedo comprobarlo. No obstante, lo hago, y con su simple roce se congela mi mano… porque la parte que te corresponde en nuestra almohada continúa fría, helada. Otro amanecer invernal en pleno verano. Otro amanecer que no quiero compartir con tu ausencia. Por tanto, buenas noches.

Perfume de azucenas – V Concurso Microrrelatos Terror (Diversidad Literaria) – Publicación

PERFUME DE AZUCENAS

La noche anterior. Baile de máscaras en el palacio de la condesa azul. Dorian paseaba con orgullo la mejor de sus sonrisas. Como siempre. Pero unos ojos azules le abrazaron. Y se rindió. Como nunca. Ante un beso empapado en perfume de azucenas.

Ahora. Muchos metros bajo tierra. Sudor frío. Como su espejo. Huesos calientes a su alrededor. En su boca, sabor a sangre. Y ese maldito perfume de azucenas…