Anoche…

 Anoche…

  

Anoche… Anoche, no una lágrima…

 

El último trago hizo entrar

a mi garganta en erupción.

Pero no había más dolor

que tu desgarrada ausencia,

ausencia que se hizo lava,

lava que hirvió con mi sangre,

sangre que fluyó con dolor.

 

Anoche… Anoche, no una lágrima, sino todo un mar…

 

Ni siquiera un poco de ti,

encontré hasta el amanecer.

Sin rumbo y sin rastro tuyo,

vagué entre los hombros fieles

de dos viejos compañeros,

uno mi árida mirada,

otro mi helado corazón.

 

Anoche… Anoche, no una lágrima,

sino todo un mar hubiera llorado…

 

Con humo de mi cigarro,

el viento se llevó mi alma.

Y es que reo de muerte caí,

condenado y vomitado,

en la loca celda oscura

que es el recuerdo del adiós

con tus labios suspirando.

 

Anoche… Anoche, no una lágrima,

sino todo un mar hubiera llorado…

por ver otro amanecer con tu sonrisa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s