Un ramo de claveles

Un ramo de claveles

 

Un clavel.

Mis iris.

Egoístas. Arañados.

Un clavel.

En un clavel generoso y aterciopelado

los sembré,

y con pinceladas de brillantes colores

han brotado desde que tú…,

desde que tú los has regado

con el mágico calor de tu sonrisa.

Dos claveles.

Mis sueños.

Despiertos. Muy despiertos.

Dos claveles.

Con dos claveles de pesadillas muertas

los perfumé,

y en eternas noches de acogedora luna llena

me han embriagado desde que tú…,

desde que tú los has mecido

con el estrellado destello de tu aroma.

Tres claveles.

Mi piel.

Rencorosa. Desierta.

Tres claveles.

Con tres claveles inocentes y rebosantes de pétalos

la acaricié,

y bajo soleadas tempestades entregadas

ha nevado desde que tú…,

desde que tú la has adornado

con el arco-iris azul de tu mirada.

Un ramo de claveles.

Mi corazón.

Bohemio. Cansado.

Un ramo de claveles.

En un ramo de claveles de una primavera vital

le encerré,

y en un abrazo de verdes mares

ha navegado desde que tú…,

desde que tú me has besado…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s